COCHES
Novedad

Jeep no renuncia a nada con el nuevo Compass

  • Con el Compass, Jeep completa su gama
  • Cuatro versiones: Sport, Longitude, Limited y Trailhawk

Jeep, el fabricante de todoterrenos por excelencia, lanza una nueva ofensiva en la categoría de moda. La marca estadounidense reformula por completo el Compass combinando atributos que son común denominador en los SUV de más éxito con otros que están en lo más profundo de su ADN: su gran capacidad 4x4.

Frente a sus congéneres, el Compass toma su propio camino con una línea distintiva, mucho más todoterreno, que surge de la inspiración del Gran Cherokee. La parrilla de siete ranuras verticales (en este modelo subrayadas por un marco cromado sobre fondo negro) y los arcos de rueda más cuadrados son sólo un par de ejemplos, pero hay mucho más. Los faros, la línea que traza el techo pintado en color negro y enmarcado por el junquillo cromado que, a su vez, remarca la línea superior de las ventanas y que da pie a la luna posterior, dan como resultado un coche mucho más sofisticado. También poderoso, por el tamaño de las ruedas (entre 16 y 19’’) y la amplia distancia libre al suelo.

Si el exterior saca músculo con esos aires americanos, el interior aprovecha la pertenencia de Jeep al grupo FCA y su influencia italiana. Permanece el característico marco trapezoidal tan propio de la marca, pero se añaden pinceladas de color en cuadro, paneles de puertas y base del selector del cambio. Según versiones, la consola alberga la pantalla táctil de entre cinco y 8,4’’ del sistema UConnect. El más avanzado es el 8.4 Nav que integra funciones de comunicación, información, entretenimiento y navegación, además de Apple CarPlay y Android Auto.

La funcionalidad pasa a primer plano en la ubicación y el diseño de mandos como el Selec-Terrain, el freno de estacionamiento eléctrico o los del climatizador y el equipo de audio.

En el plano mecánico el Compass propone múltiples alternativas: un motor gasolina, el 1.4 Turbo MultiAir2 de 140 o 170 CV; dos diésel, el 1.6 MultiJet II de 120 CV y el 2.0 MultiJet II de 140 y 170 CV; y dos tipos de transmisión, la automática de nueve velocidades o manual de seis. El gasolina más potente y el ‘dos litros’ diésel ofrecen la configuración 4x4, en el caso del Multijet II de 170 CV con la posibilidad del modo ‘Low’ de la versión Trailhawk, la más capaz en un uso todoterreno. Es fácil diferenciarlo, ya que tiene casi dos centímetros y medio más de altura libre (21,6 en total), unos paragolpes especiales que le proporcionan mejores ángulos de ataque (30º) y salida (33,6º), placas protectoras en los bajos, un gancho trasero en color rojo y unos neumáticos más efectivos sobre terrenos agrestes. 

Jeep marca distancias con su competencia ofreciendo no uno, sino dos sistemas de tracción integral permanente y activa: Jeep Active Drive y Jeep Active Drive Low, que se diferencia por su relación de ascenso 20:1 y que actúa como una reductora. Ambos incluyen el Jeep Selec-Terrain con cuatro modos a escoger según el tipo de superficie sobre la que se transite con el Compass; en la versión Trailhawk, a los Auto, Snow, Sand y Mud se suma el Rock, así como un asistente de descenso en pendiente. Para lograr mantener a raya los niveles de consumo y desgaste mecánico, el eje trasero sólo cuenta con par cuando se necesita tracción en las cuatro ruedas, aunque el conductor puede activarlo con la función 4WD ‘Lock’.

Todas las versiones, Sport, Longitude, Limited y Trailhawk, comparten una estructura mucho más rígida para ofrecer una seguridad –pero también una dinámica de conducción– a la altura de sus rivales europeos y asiáticos. Para poder competir con ellos, el Compass se sirve de una dirección de asistencia eléctrica y un sistema de amortiguación de frecuencia selectiva.

En el apartado de seguridad Jeep también juega fuerte al aportarle de serie en toda la gama el aviso de colisión frontal y el de salida de carril, así como otros dependientes del acabado como el detector de ángulo muerto y control de cruce en la parte trasera, la cámara de visión trasera, el asistente de aparcamiento en paralelo y batería totalmente automatizado, el control de crucero adaptativo, y el control electrónico de estabilidad con mitigación electrónica del balanceo. 

Con el Compass, Jeep completa su gama y se prepara para una etapa, que prevén que se completará el año 2020, en la que el número de matriculaciones de SUV compactos crecerá hasta rozar el 20%.

 

Autor
Redacción
Artículos relacionados
Etiquetas
Comentarios

Comente:
Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios serán revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente.

Publicaciones y blogs

MotorEnLinea.es emplea cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación en nuestra página web y para realizar mediciones estadísticas. Si está de acuerdo con su uso siga adelante con su visita. En nuestra política de cookies puede obtener más información.
ACEPTAR