BUSCADOR DE

COCHES Prueba

F-Pace: el zarpazo de Jaguar entre los SUV

Róber Martí 01/06/2016
  • fotos
  • La marca británica ha llegado más tarde, pero con conceptos claros
  • No renuncia a sus principios fundacionales como fabricante
  • El cambio Jaguar Sequential Shift de ocho velocidades es el lazo

Lo de los todocaminos en Europa ha dejado de ser una tendencia para convertirse en un fenómeno estable, en una era dentro del sector de la automoción. A algunas marcas les ha llevado lo suyo responder a esa demanda, ya sea por falta de agilidad a la hora de reaccionar o por los remilgos que en un determinado tipo de fabricantes genera la idea de renunciar a sus principios y someterse a los caprichos del mercado.

Este argumento tan propio del mundo del arte es muy válido para entender cómo marcas de etiqueta Premium han preferido tomarse su tiempo antes de desembarcar en esta categoría que, por primera vez, fue la de mayor volumen de ventas el pasado año. Hubo una serie de marcas pioneras como BMW, Mercedes-Benz o Porsche, mientras otras como Jaguar, Maserati (Levante) y, en un futuro próximo, Lamborghini (Urus), se han subido a este carro ganador más tarde, sí, pero con los conceptos muy claros.

El principal, que no se ha de renunciar a sus principios fundacionales como fabricante. Esto incluye aspectos como su diseño, su flagrante deportividad, un exuberante poderío técnico y equipamiento fuera del alcance de los más mortales de los crossovers. El F-Pace, el primer SUV de Jaguar, cumple punto por punto estos condicionantes, apoyándose eso sí en referentes bien cercanos como el F-Type o toda la gama todoterreno de última generación de Land Rover.

MotorEnLinea.es ha tenido el privilegio de probarlo en su versión 2.0d de 180 CV con el cambio Sequential Shift de ocho velocidades y en terminación Prestige por los alrededores de un entorno igualmente envidiable: el Lopesan Meloneras Golf. En definitiva, una variante que es un pequeño muestrario de los encantos de este esperado coche que, junto al XE, va a ser la piedra angular de la estrategia comercial de Jaguar en mercados como el nuestro.

Equilibrio y clase

Lo primero que hay que decir de él, es que es uno de esos coches que impacta. Tiene el porte típico de Jaguar y aunque no rompe con las proporciones propias de un SUV, aporta equilibrio y clase al segmento. Mide 4,73 metros de largo y, al volcar en él una de las características de diseño de la marca, la reducción al máximo de los voladizos, logra una distancia entre ejes récord en Jaguar: 2,87 metros. 

El F-Pace es, sin tener que recurrir a versiones ‘top’, elegantísimo y muy Jaguar. Este dato es suficiente para establecer un dique de separación respecto a su competencia que puede llegar a ser más alto y más ancho si seguimos buceando en aspectos como la tecnología, sus aptitudes todocamino y su dinámica de conducción.

El interior, por lo menos en esta versión Prestige, es correcta sin ser sobresaliente. Influye en esta percepción el que esta variante de acabado no disponga ni del sistema de infoentretenimiento InControl Touch Pro con su inmensa pantalla táctil de 10,2’’, ni tampoco del cuadro de mandos completamente digital. En su lugar, cuenta con una pantalla táctil más discreta pero con un interfaz fácil de interpretar y emplear al ser idéntico al de una Tablet o un teléfono inteligente. El cuadro de instrumentos de diseño tubular es convencional, aunque entra ambas esferas hay un amplio display a color de gran calidad y con multitud de información útil para la conducción.

Sí se sitúa por encima de la media incluso entre los SUV Premium en amplitud y en ese tipo de detalles en lo que, en distancias cortas, Jaguar sabe manejarse bien. Detalles como la calidad del cuero que se ciñe en el contorno de los asientos, el aspecto general del habitáculo y el tacto del volante y el mando redondo con el que se selecciona la posición del cambio. 

Finura al rodar

Esto nos lleva a hablar de las sensaciones que el F-Pace transmite al volante. En primera instancia la impresión que envuelve al conductor es la de esa calidad que, de serie, trae consigo todo Jaguar. No importa que las suspensiones tiendan a ser algo duras incluso con el modo ‘normal’ activado en el selector de la consola. Transmite una finura al rodar sobre el asfalto que es responsabilidad de su dirección asistida electrónica (EPAS) y un esquema de suspensión muy sofisticado y en el que se han especializado los ingenieros de Jaguar: doble horquilla frontal e Integral Link trasero.

Eso, como decíamos, en primera instancia. No hay más que dejar carretera atrás para que entren en escena otros componentes básicos en esta sinfonía. El motor 2.0d es otro prodigio de refinamiento porque Jaguar ha conseguido neutralizar cualquier inconveniente propio de un diesel. Es silencioso al ralentí (no tanto al darle al botón de arranque) y sus bajos y su par (430 Nm) son clave a la hora de aportar el empuje que exige el emblema que lleva en el frontal.

Dado su tamaño, Jaguar ha dotado al F-Pace de una estructura fabricada eminentemente en aluminio (80 por ciento) y piezas como el portón trasero o la barra transversal de refuerzo están hechos de material compuesto y magnesio respectivamente. Sin haber logrado adelgazar este SUV hasta los 1.775 kg que pesa esta versión sería imposible lograr una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos, un consumo medio de 5,3 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 139 g/km.

El cambio Jaguar Sequential Shift de ocho velocidades viene a ser el lazo, la guinda de una mecánica que prioriza la suavidad y el confort de marcha. En modo deportivo se aprecia un mayor nervio en el acelerador, pero sin llegar a ser rudo.

Ágil y auténtico todocamino

La marca ha conseguido hacer de la experiencia de conducción del F-Pace algo muy gratificante. Y no sólo lanzado a velocidad de crucero en una vía rápida. En una carretera comarcal, con sus curvas y sus trampas, enamora con una precisión digna de elogio tratándose de un vehículo de su tamaño y peso. El Torque Vectoring Control que incorpora esta versión es de gran ayuda a la hora de proporcionar agilidad a este SUV dispuesto a hacer sombra a todos sus rivales alemanes.

Uno de los flancos por los que Jaguar puede atacar a su competencia es en el de las habilidades todocamino (que no todoterreno) del F-Pace. Su marca hermana, Land Rover, es una cantera inagotable de sistemas y tecnologías dirigidas a aprovechar hasta la última ‘gota’ de agarre. Nos llevaría literalmente horas desgranar todas las posibilidades que ofrece este modelo, por ello sólo vamos a citar una serie de tecnologías que sí monta esta versión 2.0d AWD Pure. 

La tracción total AWD se deja ‘asesorar’ por el Intelligent Driveline Dynamic (IDD) que se encarga de conservar el carácter propio de un coche de propulsión trasera, pero transfiere par a las ruedas delanteras en caso de precisarse. Más específico para un uso 4x4 en superficies de agarre muy comprometido es el All Surface Progress Control (ASPC). Éste libera al conductor de la responsabilidad de controlar acelerador y freno tras haber prefijado una velocidad de entre 3,6 y 30 km/h al transitar por zonas de muy baja adherencia. En este mismo sentido, el Low Friction Launch (LFL) hace más progresiva la aceleración para hacer más fácil el control del coche en esas condiciones críticas en las que modelos de la competencia harían aguas. 

Nuestro agradecimiento a Lopesan Meloneras Golf por habernos facilitado un entorno ideal para ambientar esta prueba de un coche con una enorme clase.

 

Acerca del autor
Róber Martí
Licenciado en Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia, ha sido redactor del periódico Superdeporte así como en otros medios de especializados como Motor 2000 o Canarias Racing. Ha colaborado en Radio Marca, COPE y actualmente codirige el programa KM 103 de Radio Canarias además de trabajar para Zona Motor TV de Televisión Canaria y Telemadrid.
autor
Compartir



Etiquetas
No hay etiquetas asociadas
Comentarios

Comente:
Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios serán revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente.

JAGUAR F-PACE 2.0d Prestige
Desde 0€

Datos técnicos

Vídeos

Tres candidatos a "World Car of the Year" Toyota C-HR, creando tendencia La alternativa 'económica' El Nissan Micra se reinventa
H&D Street Rod ¿Te atreves a cruzar la línea? Royal Enfield presenta la gama Redditch Una 'moto' de fantasía Jorge Gómez y la Scrambler completan la hazaña
La gama comercial más polivalente y adaptada Multitudinario California Day en Canarias El nuevo Crafter viene con premio Toyota Canarias presenta la nueva Hilux
China liderará la electrificación Jaguar F-Pace, "World Car of the Year" 2017 Nueva alianza entre Porsche y Audi Skoda indaga en una nueva identidad visual
'Crowdsourcing', impulso a la conducción autónoma Sistema de control intuitivo de Volkswagen El concepto de movilidad inteligente de Nissan Pacto en la cumbre
Monzón y el Audi R8 LMS intratables, de momento Latvala: "Sé cómo se debe de sentir Neuville" Latvala reestrena el palmarés de Toyota Víctor Pérez copilotará a Pernía en el CERA

MotorEnLinea.es emplea cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación en nuestra página web y para realizar mediciones estadísticas. Si está de acuerdo con su uso siga adelante con su visita. En nuestra política de cookies puede obtener más información.

ACEPTAR