BUSCADOR DE


Blog Róber Martí

¿Y ahora qué?

Róber Martí 19/11/2013
  • Esta vez no ha habido conejo, ni silla milagrosa ni nada
  • En 2014 el ERC pasará de largo y ya no hay nada que hacer

Siempre he comparado las negociaciones por hacerse con un sitio en el calendario del ERC (antes del IRC) como el juego de la silla. Suena la música, todos giran y giran y, de golpe, para la música, hay un barullo y alguno se queda fuera sin asiento casi sin comerlo ni beberlo.

Durante cuatro años –que a los que nos gustan los rallies se nos han pasado volando–, Canarias siempre ha sacado un conejo de la chistera y en el último momento acababa encontrando una silla. Sólo la primera edición como IRC pareció caer relativamente del cielo por los problemas del ‘Príncipe de Asturias’. El resto ha habido que pelearlas tanto que nos habíamos acostumbrado a sufrir. Pero esta vez no ha habido conejo, ni silla milagrosa ni nada. En 2014 el European Rally Championship pasará de largo y ya no hay nada que hacer.

No voy a entrar a valorar si el Gobierno de Canarias se equivoca o no en su política sistemática de mirar para otro lado cuando se trata de valorar el impacto social y económico que el rally genera de ‘puertas adentro’ o, sobre todo, su labor como mega escaparate de las bondades del archipiélago. Y no lo hago porque es obvio que lo hace. Se equivoca, y prueba de ello es que los miembros del ejecutivo solían abrir los ojos en las distintas presentaciones que el rally ha tenido en estos últimos cuatro años. Iban al hotel de turno, ponían cara de asombro y satisfacción cuando tocaba repasar los datos de impacto, se les llenaba la boca en su discurso sobre lo importante de apoyar “eventos tan importantes como éste” y ya está. Foto, cóctel y adiós. Volvían a cerrar los ojos al salir del hotel y si te he visto casi no me acuerdo.

Allá cada cual con su conciencia. Sinceramente corresponde a otros medios y otros periodistas valorar esa actitud infantil de mirar para otro lado del Gobierno de Canarias. Creo que desde MotorEnLinea.es hay que poner el foco sobre el futuro de la prueba. Los derroteros deportivos que va a tomar el Rally Islas Canarias ahora que se ha perdido de vista el listón que imponía estar en el segundo campeonato internacional de rallies más importante del mundo y con el examen no sólo de la FIA y la RFEdA, también de Eurosport Events.

Con las pruebas deportivas de motor pasa a veces como con los equipos de fútbol que pierden categoría. En ocasiones se despeñan y en su caída libre, ya sea por la desmotivación o las deudas, acaban tocando el mismísimo fondo. En el caso del Rally Islas Canarias no creo que sea así. Y que conste que al decir esto me estoy quitando el ‘traje’ de persona involucrada en cierta medida con la organización. Puede que la moral de la tropa esté tocada y el bolsillo tenga algún agujero, pero hay ganas de sacudirse el polvo, recomponer el gesto y salir a por más pelea. 

Si ya cuesta asumir que no tendremos la semana previa con la llegada del barco, los test colectivos, los rumores de ensayos privados en tramos escondidos de la isla, en el Circuito de Maspalomas... Como para tener que creer que la 38 edición está en peligro. Me niego. Ni yo ni nadie quiere contemplar ese escenario, así que mejor ni nombrarlo. 

Ahora en lo que hay que pensar es en mantener el nivel de exigencia igual de alto para estar preparado el día que el European Rally Championship quiera volver a contar con una prueba que, por mucha Europa del Este, por mucho Winter Challenge y todo lo que quieran, le daba un calor, una pasión y unos paisajes de los que pocas pruebas de todo el calendario puedan presumir. 

Ver las carreteras abarrotadas de aficionados forma parte de la esencia de este deporte y no hay más que recordar la cara de sorpresa de los equipos extranjeros cuando se bajaban del coche después del shakedown o camino a la ceremonia de salida. Eso es un valor del que no todos esos rallies de países emergentes pueden presumir. Ahora hay que darle a toda esa afición que ha llevado en volandas el rally hasta lo más alto del panorama continental la carrera que se merecen. Que el ERC u otro campeonato vuelva a tocar a nuestra puerta –y no al revés– será cuestión de tiempo. Pero para ello, no demos un paso atrás ni para dar impulso.

 

 

Acerca del autor
Róber Martí
Periodista. Ha sido redactor del periódico Superdeporte así como en otros medios de especializados como Motor 2000 o Canarias Racing. Ha colaborado en Radio Marca, COPE y actualmente codirige el programa Motor en la Onda de Onda Cero Canarias.
autor
Compartir



Artículos relacionados
No hay artículos relacionados
Etiquetas
No hay etiquetas asociadas
Comentarios

Comente:
Por favor, use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios serán revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente.

El Arona amenaza con convertirse en estandarte Kia Stonic, puro músculo Volkswagen Arteon, en otra división Hyundai Kona, crossover en tamaño 'esencia'
Scrambler Café Racer, retro sólo en apariencia Honda MSX 125, un éxito con precedentes H&D Street Rod ¿Te atreves a cruzar la línea? Royal Enfield presenta la gama Redditch
La gama comercial más polivalente y adaptada Multitudinario California Day en Canarias El nuevo Crafter viene con premio Toyota Canarias presenta la nueva Hilux
El Ioniq se impone entre los eléctricos El alcohol y las drogas, los peores compañeros Lapo Elkann deja volar su imaginación 14,26 millones de euros para el plan MOVEA 2017
Nuevo Nissan Qashqai, aún más inteligente 'Crowdsourcing', impulso a la conducción autónoma Sistema de control intuitivo de Volkswagen El concepto de movilidad inteligente de Nissan
Monteiro: "El Civic mejora en todos los niveles" Llegan nuevas monturas a Tenerife III Rally Comarca Norte, para no perdérselo Citroën se pone en manos de Mikkelsen

MotorEnLinea.es emplea cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación en nuestra página web y para realizar mediciones estadísticas. Si está de acuerdo con su uso siga adelante con su visita. En nuestra política de cookies puede obtener más información.

ACEPTAR